La economía europea recae con cinco países del €uro en recesión





Fuente: El País. 15 de febrero de 2012

· El PIB de los países de la moneda única cae un 0,3% en el cuatro trimestre del año pasado

· Grecia, Portugal, Italia, Holanda y Bélgica llevan dos trimestres en negativo

· La mitad de los 17 países de la Unión Monetaria registran tasas negativas de crecimiento



La aparición de una segunda recesión, tras la sufrida en 2009, ha tomado cuerpo ya en al menos cinco países de la zona euro. Según la oficina estadística de la UE, la economía europea y la de la zona euro se contrajeron el 0,3%, durante el cuarto trimestre del año pasado respecto al trimestre anterior, con la crisis de la deuda y la oleada de recortes como principales causas. El crecimiento respecto al mismo trimestre del año anterior fue 0,7% en la zona euro y del 0,9% en la Unión Europea.

Bélgica, Italia y Holanda confirmaron su entrada en recesión en el último trimestre del pasado año y se sumaron a Grecia y Portugal, que se encontraban ya anclados en una sostenida reducción de su actividad. Fuera de la zona euro, también la República Checa entró en recesión a finales del año pasado, según los datos anunciados por Eurostat. Otros muchos países, entre ellos Reino Unido, Alemania y España, vieron caer la actividad en el cuarto trimestre del año pasado. De hecho, de aquellos que hay cifras disponibles, la economía solo creció en cinco: Francia, Bulgaria, Hungría, Letonia y Eslovaquia.

El declive europeo contrasta con la recuperación experimentada por Estados Unidos, que creció un 0,7% durante el último trimestre del año con una política claramente expansiva.

La contracción europea acusa el impacto de las medidas de ajuste aplicadas en la mayoría de países, a pesar de que la destrucción de empleo y el aumento del paro no cesan de crecer en Europa, con 23,8 millones de desempleados. Philip White, investigador senior del Centre for European Reform (CER) encuentra lógico lo que está sucediendo: “Si todo el mundo se está desendeudando y la política fiscal se está endureciendo, con este trasfondo entonces nadie gasta”. “Ha habido”, añadió, “un cambio radical en énfasis desde la austeridad al crecimiento en muchos países de Europa, pero no he detectado mucho cambio en el pensamiento alemán”.

Las caídas de actividad más profundas se registraron en Grecia y Portugal, con una contracción interanual del 7% y del 2,7%, respectivamente. El vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, ya había advertido a finales de enero que “varios elementos apuntan a una recesión moderada al menos durante el primer trimestre año”, y pronosticó que la recuperación del crecimiento “quedará pospuesta a la segunda.

Aunque la reducción de la actividad económica es menos severa que la temida por algunos economistas que esperaban unos peores resultados, lo cierto es que los datos de ayer son peores que las últimas previsiones de la Comisión, que había pronosticado una caída de solo el 0,1% para el último trimestre de 2011. La situación habría sido peor de no ser por la resistencia de la economía francesa, la segunda de la zona euro, que creció el 0,2%. El buen comportamiento de Francia no pudo compensar el retroceso de Alemania, la locomotora europea, que experimentó una contracción del 0,2%.

El informe anual sobre crecimiento elaborado por la Comisión Europea fue analizado y debatido por el pleno del Parlamento Europeo, en una sesión en la que la mayoría de las intervenciones admitieron la necesidad de ejercer un control de los gastos presupuestarios, pero pidieron un mayor esfuerzo para estimular el crecimiento y el empleo y luchar contra la pobreza.

La eurodiputada socialista Pervenche Berès lamentó que “los Estados miembros están actualmente poniendo más énfasis en el Pacto de Estabilidad en detrimento del crecimiento y de la inversión”. Igualmente expresó su preocupación la eurodiputada de los Verdes, Marije Cornelissen, quien manifestó que “hay una fricción entre la política fiscal y la política de empleo por lo que tenemos que asegurar más la coherencia entre ambas”. Todas las resoluciones aprobadas ayer en el Parlamento Europeo coinciden en que las medidas sobre el presupuesto, el crecimiento y el empleo deben tomarse conjuntamente.

En España, otra recesión

La economía española fue la última, entre los países avanzados, en desembarazarse de la Gran Recesión. El débil crecimiento que atesoró en 2010 y buena parte de 2011 no da para catalogar como recuperación lo que vino después. Ni dio para frenar la destrucción de empleo. Ahora, España encara la recaída en una situación muy precaria.

Está previsto que el Instituto Nacional de Estadística detalle hoy por qué el PIB decreció un 0,3% entre octubre y diciembre, el mismo retroceso trimestral que ha experimentado la zona euro. En lo que hay poco debate en el caso español es sobre si habrá, al menos, dos trimestres consecutivos con el PIB en marcha atrás, la definición más extendida de recesión.

El propio Gobierno cree que la recaída se extenderá hasta junio. Eso, si se mide en términos de crecimiento. Si el rasero es el empleo, no hay recaída, sino caída sin freno. Desde 2008 hasta ahora, se han destruido 2,7 millones de puestos de trabajo. A falta de las previsiones del Ejecutivo, retrasadas hasta finales de mes, el Banco de España cree que se perderán al menos otro medio millón de empleos, en parte por los efectos del ajuste presupuestario.

El provocador que manda en Ryanair

Sobre la estrategia del liderazgo en costes. Publicado en El País el 5 de junio de 2011

Ikea sortea la crisis

Publicado en Expansión el 20 de enero de 2012

Ikea sortea la crisis: gana un 10% más, hasta casi 3.000 millones

El grupo planea invertir este ejercicio 3.000 millones en tiendas, fábricas, centros comerciales e instalaciones de energía solar y eólica.

La cadena de decoración y muebles Ikea cerró su ejercicio 2010-2011, culminado el 31 de agosto, con un beneficio neto consolidado de 2.966 millones de euros, lo que representa un incremento del 10,3% respecto al año fiscal precedente, y con unas ventas de 24.700 millones, un 6,9% más, según el informe anual publicado por la multinacional sueca.

"A pesar de las dificultades económicas, hemos mantenido un crecimiento estable y la rentabilidad", destaca el grupo, que detalla que las ventas crecieron en casi todos los países en los que está presente, aunque de forma destacada en Rusia, China y Polonia, y que ganó cuota en casi todos los mercados. En términos comparables, las ventas crecieron un 2,7%.

El presidente y consejero delegado de la compañía, Mikael Ohlsson, afirmó que a pesar de la escalada de las materias primas, Ikea continuó recortando precios, con una bajada media del 2,6%, gracias al control de costes, mientras "la calidad de los productos ha mejorado". Como consecuencia de los mayores costes de compra y de la inversión en precio, el margen bruto se redujo al 44,2%, según recoge el informe anual.

Cerca de 300 tiendas en 26 países
La firma alcanzó una red de 287 tiendas en 26 países, tras la apertura de siete nuevos establecimientos en el ejercicio, e invirtió 1.400 millones de euros en su red comercial, así como 300 millones adicionales en su grupo industrial. También invirtió 40 millones en instalaciones de energía renovables, que le permitirán reducir sus costes energéticos.

Para el ejercicio en curso, la multinacional tiene proyectada una inversión de 3.000 millones de euros en tiendas, fábricas y centros comerciales, así como en la extensión de instalaciones de energía eólica y solar. El endeudamiento del grupo sumó 25.411 millones a 31 de agosto de 2011. En los últimos cinco años, Ikea no ha abonado dividendo a su propietario Stichting Ingka Foundation.

"Somos afortunados de tener recursos para navegar con seguridad en climas económicos inciertos, señala el vicepresidente de la cadena de decoración, Soren Hansen. Ikea destaca en su informe que mantiene sus principios de "asegurar un crecimiento sostenible a largo plazo; ganar el dinero antes de gastarlo, ser innovadores y conscientes de los costes"

Apple, a la conquista de las escuelas

Publicado en El País el 20 de enero de 2012
  • La compañía lanza nuevas herramientas para convertir los libros de texto en interactivos

  • Sella una alianza con las tres editoriales que monopolizan el 90% del mercado escolar

Una vez más, Apple consigue su objetivo: envuelta en el secretismo habitual que rodea todas sus presentaciones, la firma del difunto Steve Jobs ha vuelto a conseguir que la prensa estadounidense salivara ante la convocatoria organizada este jueves en Nueva York para anunciar su intención de ‘reinventar’ el libro de texto a través del lanzamiento de nuevas herramientas que transformen la experiencia de estudiar en algo completamente interactivo y de paso, y esto es lo que nadie dice abiertamente, convertir a la religión de Apple a los niños desde su más tierna infancia.

Era un viejo sueño de Jobs, como dejó escrito en su autobiografía, revolucionar el mundo de los libros de texto a través del iPad. Y poco a poco, aunque él ya no esté, su empresa se va a acercando. En el museo Guggenheim de Nueva York, como si se tratara de una obra de arte, los directivos de Apple anunciaron la llegada del iBooks 2, la versión mejorada de su librería digital, que desde ahora tendrá su propia sección dedicada a los libros de texto y que, además, serán completamente interactivos, permitiendo el despliegue de vídeo, audio, gráficos y anotaciones (algo que su principal rival Amazon no ofrece en su Kindle).

Además, Phil Schiller, vicepresidente de marketing de la empresa y Roger Rosener, responsable de productividad y aplicaciones, anunciaron la llegada de una nueva herramienta llamada Ibooks Author que permitirá a cualquier persona sin conocimientos informáticos crear libros interactivos. “La educación siempre ha estado en nuestro ADN y ha sido así desde el principio”, subrayó Schiller para reforzar la idea de que Apple ha entrado en ese mercado para quedarse. Sin embargo, lo que hasta ahora Apple no tenía era el beneplácito de las tres grandes editoriales estadounidenses que manejan el 90% de las ventas de los libros que se utilizan en la enseñanza primaria y secundaria, Pearson, McGraw.Hill y Houghton Mifflin. Pero desde ahora ya son sus aliadas. Según anunció Schiller ayer, todas ellas han firmado un acuerdo con Apple para vender los libros que hoy utilizan millones de estudiantes de secundaria a 14,99 dólares (11,6 euros) para su versión de iPad (que cuesta 499 dólares, 386 dólares). Al menos siete de esos libros ya estaban disponibles hoy mismo en Estados Unidos.

“Desde siempre la estrategia de Apple ha sido pensar que si puedes atrapar a los niños desde la escuela es más probable que se interesen por sus productos cuando crezcan”, aseguraba ayer en el diario The Washington Post Carl Howe, de la consultora de consumo Yankee Group. Según datos del congreso que ayer publicaba The Washington Post, Apple ha invertido ya más de 100 millones de dólares (77 millones de euros) en becas para que el Departamento de Educación invierta en tecnología. En los años ochenta hacía lobby para conseguir exenciones fiscales que favorecieran la llegada de ordenadores a las escuelas y ahora lo hace para que el sistema educativo público invierta en iPads. Y de momento no le va mal: hay más de 3.000 escuelas de todo el país con programas piloto donde esa tableta es la protagonista.

Apple trata así de plantarle cara a Amazon en el universo del libro de texto, un jugoso mercado que mueve 10.000 millones de dólares al año y en el que Amazon le lleva la delantera hace tiempo. Recientemente, la mayor librería digital del planeta había anunciado dos iniciativas dolorosas para sus rivales: el alquiler de libros de texto, algo que de momento, Apple no ofrece y un acuerdo con bibliotecas de todo el país para prestar libros a través de ellas. Barnes & Noble, por su parte, también permite alquilar o comprar libros de texto, aunque de momento no están disponibles para tabletas. Lo mismo ocurre con Chegg, actualmente la web más grande dedicada al alquiler de libros de texto. La movilidad que ofrece Apple, unida a la interactividad, es su mayor garantía de éxito, siempre y cuando los padres estén dispuestos a invertir en un iPad para sus hijos, de momento, la tableta más cara del mercado.

Primeros anuncios 'condenados' por publicidad verde engañosa

Fuente: EL PAIS. 07/10/11

La imagen de un vehículo, a gran tamaño, preside un anuncio para prensa y web en el que puede leerse: "Honda Accord Serie Especial (...). Con un motor más respetuoso con el medio ambiente. Y ahora, más a tu alcance que nunca". Debajo se incluye información adicional sobre las prestaciones del coche y las características de la promoción, pero nada que especifique por qué es verde su motor de 156 CV (115kW).

Este es el motivo por el cual el colectivo ecologista Amigos de la Tierra decidió presentar una reclamación frente a la Asociación para la Autorregulación de la Comunicación Comercial (Autocontrol) para que el spot fuese retirado. "Las compañías automovilísticas no deberían mandar mensajes confusos a los conductores. Ningún motor es ecológico. Puede consumir menos combustible que otros, pero incluso su fabricación tiene un impacto medioambiental", asegura Hector Pistache, técnico de Cambio Climático de esta ONG.

Autocontrol no cuestiona la veracidad del anuncio, pero ha estimado la reclamación de Amigos de la Tierra y pedido a Honda que rectifique esta publicidad al considerar que vulnera la norma número 11 del Código de Autorregulación sobre Argumentos Ambientales en Comunicaciones Comerciales, que entró en vigor el pasado 1 de septiembre. "Las aseveraciones genéricas o no específicas sobre beneficios de tipo ambiental, en particular aseveraciones tales como 'no dañino para el medio ambiente', 'verde', 'ecológico', 'sostenible', deben evitarse o justificarse mediante acotaciones. Las acotaciones deben ser claras, notorias y fácilmente entendibles, deben encontrarse cerca de la aseveración acotada para asegurar que se lean de forma conjunta", señala la normativa, basada en la de la Cámara de Comercio Internacional.

La resolución del consejo regulador recoge que la condición ecológica del motor debería ir acompañada de algún tipo de aclaración y especifica que la argumentación debe ir más allá de las emisiones de CO2, puesto que el real decreto 837/2002 ya obliga a que las compañías las incluyan en sus anuncios.

Honda está adherida al Código de Medio Ambiente por lo que debe que acatar las disposiciones de Autocontrol, pero la publicidad no ha sido retirada. La automovilística se justifica objetando que cuando la notificación fue recibida ya se había terminado la campaña en televisión y decidieron mantenerla en su web cambiando la palabra "ecológico" por "eficiente". Aun así, desde la central de la marca, siguen sosteniendo la licitud de la utilización del adjetivo "ecológico" para referirse al motor del Accord puesto que consideran que es menos contaminante que otras marcas y modelos de la competencia.

Muere Steve Jobs, fundador de Apple

Fuente: Cinco Días. 06 de octubre de 2011.

Steve Paul Jobs, cofundador y presidente de Apple Computer, uno de los mayores innovadores en la industria informática, ha fallecido hoy después de transformar los hábitos de consumo de varias generaciones con productos como el iPod, el iPhone o el iPad.


G. S. V. / Agencias - Madrid - 06/10/2011 - 04:04

"Recordar que moriré pronto constituye la herramienta más importante que he encontrado para ayudarme a decidir las grandes elecciones de mi vida. Porque casi todo -todas las expectativas externas, todo el orgullo, todo el temor a la vergüenza o al fracaso- todo eso desaparece a las puertas de la muerte, quedando solamente aquello que es realmente importante. Recordar que van a morir es la mejor manera que conozco para evitar la trampa de pensar que tienen algo que perder. Ya están desnudos. No hay ninguna razón para no seguir a su corazón". Steve Jobs, el fundador de Apple, gurú tecnológico y uno de los empresarios más visionarios y revolucionarios de los últimos años, pronunció estas sentidas palabras en un ya mítico discurso pronunciado ante los estudiantes de la Universidad de Stanford en 2005, apenas un año después de conocer que estaba enfermo de cáncer. El mismo cáncer que ha acabado hoy con su vida a los 56 años de edad.

Luto

"La brillantez, la pasión y la energía de Steve fueron la fuente de incontables innovaciones que enriquecen y mejoran nuestras vidas. El mundo es enormemente mejor debido a Steve", afirmó anoche el consejo de administración de Apple en un comunicado. Su familia añadió que Steve "murió en paz y rodeado de los suyos". Hoy las tres banderas en la entrada de la sede de Apple en Cupertino (California), una estadounidense, otra de California y una tercera de la compañía, ondeaban a media asta. "En su vida pública, se le conocía como un visionario. En la vida privada, disfrutaba de su familia. Estamos muy agradecidos a la mucha gente que ha compartido sus buenos deseos y oraciones durante el último año de enfermedad de Steve", indican sus familiares.

El anuncio -tan temido como esperado, ante los problemas de salud de Jobs en el último año- suscitó una lluvia de reacciones, desde el presidente de EEUU, Barack Obama, a millones de usuarios anónimos. En un comunicado distribuido por la Casa Blanca, Obama rindió homenaje a alguien "entre los más grandes de los innovadores estadounidenses, lo suficientemente valiente para pensar de modo diferente, lo suficientemente osado para creer que podría cambiar el mundo y con el talento necesario para conseguirlo".

A la reacción del mandatario estadounidense se sumaron las de numerosas personalidades y cientos de millares de usuarios comunes y corrientes que acudieron a la red Twitter para rendir homenaje a uno de los grandes ídolos del siglo XXI.

Jobs ejerció como consejero delegado de Apple hasta finales de agosto, cuando renunció por no "poder hacer frente a sus obligaciones", en lo que apuntaba a un empeoramiento de su salud y después de ocho meses de baja por motivos médicos. El ejecutivo había superado un tumor de páncreas en 2004, un trasplante de hígado en 2009 y este año fue visto en centros para pacientes de cáncer, si bien nunca se confirmó que se le hubiera reproducido la enfermedad.

El 5 de enero Jobs aseguró en un comunicado que sus médicos habían determinado que sus problemas de salud tenían como origen un desequilibrio hormonal de tratamiento "simple y sencillo". En 2011 se prodigó muy poco públicamente y reapareció para la presentación del iPad 2 el pasado mes de marzo, un evento en el que fue recibido con una sonora ovación y en el que se mostró extremadamente delgado. El pasado martes Apple desveló su nuevo modelo de iPhone, el iPhone 4S, en un acto conducido por Tim Cook, sucesor de Jobs, quien no acudió a la cita como solía hacer desde el debut en 2007 del revolucionario dispositivo.

Dudas

Las dudas se ciernen una vez más sobre Apple, el imperio que fundó junto a su amigo Steve Wozniak en 1976 en un garaje de Mountain View. Y es que pocas empresas como Apple ejemplifican mejor el efecto que puede tener un liderazgo claro en el devenir de una compañía. Jobs no fue un inventor. Muchas de las grandes ideas las tomó prestadas de sus colaboradores. O, simplemente las compró. Pero pocos como él supieron anticiparse a los gustos de los consumidores y, lo que es más importante, supieron guiarlos hacia nuevos productos que han cambiado de manera radical la forma en que se consume música, se llama por teléfono o se navega por internet.

Debutó con el Apple I, que reportó una facturación de 774.000 dólares. Con el Apple II (la obra, en realidad, de Wozniak), la compañía lanzó al mercado el primer ordenador personal. Con pantalla en color. El ordenador vendió un millón de unidades y haría ricos a Jobs y a Wozniak. La empresa entró en Bolsa en 1980, y en 1983, IBM se convertiría en el gran rival: entraría en el negocio de los ordenadores personales, y definiría el mercado de los ordenadores tras asumir el sistema operativo de Microsoft.

Fue entonces cuando Jobs decidió fichar a John Sculley, presidente de PepsiCo y conocido por sus habilidades para el marketing. "Si te quedas en Pepsi", cuenta la leyenda que le dijo a Sculley para convencerle de que cambiase de aires, "venderás mucha agua con azúcar a los niños; si te vienes con nosotros cambiarás el mundo".

Un año después aparecería el Apple Macintosh, cargado de diseño y potencia, el producto que popularizaría el ratón y los iconos en el escritorio y que no tardaría en ser copiado por Bill Gates para su Windows. Con el éxito llegaron Jobs y Sculley chocaron.

"Habíamos presentado nuestra más grandiosa creación -el Macintosh- un año antes, y acababa de cumplir los 30. Y luego me despidieron", explicó ante los alumnos de Stanford. "¿Cómo te pueden despedir de una compañía que fundaste?" El propio Jobs explicaría su visión de las cosas en ese mismo discurso. "Debido al crecimiento de Apple contratamos a alguien que pensé que era muy talentoso para dirigir la compañía conmigo. Los primeros años las cosas marcharon bien. Sin embargo, nuestras visiones del futuro empezaron a desviarse y finalmente tuvimos un tropiezo". El consejo respaldaría a Sculley. Jobs saldría de la compañía. Wozniak haría lo propio en 1985.

Reinvención

El ejecutivo no perdería el tiempo. Fundó primero NeXT, una compañía que lanzó un sofisticado -y caro- ordenador dedicado a la educación. Nunca fue un éxito comercial.

Sí lo fue su siguiente proyecto: la compra en 1986 de Pixar, unos pequeños estudios de animación que se han convertido en la referencia en el sector con una serie de éxitos que comenzaron con Toy Story, Cars, Los Increíbles, Up o Buscando a Nemo.

Mientras tanto, Apple languidecía sin la figura de Jobs. Perdió su liderazgo tecnológico, una caída que no puedieron revertir una serie de consejeros delegados. En 1997, la empresa californiana compraría NeXT, y usaría su sistema operativo como base para el futuro OS X. En ese momento comenzó la segunda parte de una carrera apasionante: Jobs volvía para protagonizar una de las mayores resurrecciones de la historia empresarial mundial: de la bancarrota a convertirse por momentos en la mayor empresa del mundo.

Primero llegó el iMac G3, un ordenador sin torre, alojada en la pantalla y dotada de un diseño revolucionario que se convertiría en el PC de referencia de la compañía. Este producto, y el potente software de la compañía, convirtió a Apple en la opción preferida por los diseñadores. Pero dejaba a la compañía con apenas un 3% de la cuota de mercado.

Revolución

Y llegó en tonces otro golpe maestro de Jobs. En los primeros años del nuevo siglo, vio un hueco en el negocio musical en internet. Fue el primero en lograr convencer a las discográficas de que su software daba la seguridad suficiente para comercializar sus canciones por la Red. Nacía la tienda iTunes. Pero la gran revolución llegaría de la mano de un pequeño y elegante aparato que se sincronizaría con este programa y que sería capaz de transportar y reproducir la música que ocupaba la mitad del salón de las casas de todo el mundo. El iPod se hizo con el mercado de los reproductores de música portátiles. No solo eran los mejores productos. también eran los más cool.

De la misma manera que cambiaría el negocio de los smartphones con el lanzamiento del iPhone en 2007, el terminal que se ha convertido en la refrencia seguida por otros rivales como Samsung o HTC. El cáncer de páncreas diagnosticado en 2004 no impediría que Apple crease aún un nuevo segmento de negocio que le ha quitado parte del pastel a los ordenadores portátiles y a los incipientes netbooks: el iPad seguiría con la senda de diseño y estilo y facilidad de manejo de sus productos, sumado a una tienda de aplicaciones que daba al usuario una experiencia difícilmente igualable.

En enero de 2006, Apple superó a su rival informático Dell Computer en capitalización bursátil. El año pasado, pasó a ser -de manera breve- la mayor empresa mundial por capitalización. Pocos años antes, el propio Michale Dell le había recomendado que cerrase Apple y devolviese el dinero a los accionistas.

"Nadie quiere morir", admitía el propio Jobs. "Incluso la gente que quiere ir al cielo, no quiere morir para llegar allá. La muerte es el destino que todos compartimos. Nadie ha escapado de ella. Y es como debe ser porque la muerte es muy probable que sea la mejor invención de la Vida: Es el agente de cambio de la Vida. Elimina lo viejo para dejar paso a lo nuevo".

Es el turno de Apple. Ha de pasar el trance de olvidar la figura de su fundador para entrar en lo desconocido. Para reinventarse. Una vez más .







Otra información relacionada:

La solución está ahí fuera

El sector exportador responde al reto que plantea a España una demanda interna deprimida

El País. 29/05/2011

· La venta al exterior de mercancías se elevó un 7,5% en el primer trimestre

· Las exportaciones suponen el 18% del PIB español, frente al 40% de Alemania

· La crisis empuja a los exportadores a buscar mercados más distantes

· Las multinacionales españolas arrastran a otras firmas en su internacionalización

· El sector exportador es poco intensivo en mano de obra y muy competitivo

· Asia gana peso, poco a poco, en las ventas españolas al exterior


Las empresas exportadoras fueron las primeras en sufrir la Gran Recesión, anunciada por un colapso del comercio internacional a finales de 2008. Ahora constituyen el único motor en marcha de la economía española, que todavía vuela muy bajo. Si en el arranque del año el consumo volvió a congelarse, enfriado por el paro, la desconfianza y las dificultades para lograr financiación, el sector exterior metió otra marcha: entre enero y marzo, las ventas de mercancías aumentaron un 7,5% respecto al trimestre anterior. Es un ritmo desenfrenado (equivale a un alza del 30% en un año), más propio de China, muy superior al de otros países europeos. ¿Es el embrión de una recuperación distinta?, ¿de un modelo económico más equilibrado?

Para muchas empresas, vender en otros países es más que una opción, una necesidad. La falta de pedidos en el deprimido mercado español señala el camino. "Claro que hemos notado ese bajón", señala Juan Pla, gerente de Lidem, una empresa valenciana especializada en el diseño de maquinaria para el sector textil. "Lo hemos compensado diversificando, produciendo máquinas para la industria del reciclado de plástico. Y con más exportación".

Pla atiende al teléfono desde Colonia (Alemania), donde asiste a una feria del sector. Lidem nació hace 18 años en Ontinyent y lidió desde el principio en uno de los sectores, el textil, más expuestos a la globalización, a la competencia de las economías asiáticas emergentes. "La idea era abastecer a la comarca, pero pronto vimos que eso nos limitaba el crecimiento. Y que, en calidad y tecnología, podíamos competir con cualquiera". Dieron entonces un salto, que Pla tilda de "cuántico": sus máquinas se venden ahora en una decena de países latinoamericanos y europeos, con ingresos que aportan más del 20% de su facturación (alrededor de 1,5 millones). Lo intentan en Estados Unidos, "un mercado muy exigente". Y el reto es Asia: "Ya hemos colocado máquinas en India, y estamos abriendo mercado en Pakistán y Bangladesh". Sería la culminación de un trayecto circular: vender máquinas en los países que han copado la fabricación mundial de productos textiles.

Como ocurrió con el comercio mundial, que perdió una quinta parte de su valor en meses, la crisis golpeó con dureza a las exportaciones españolas: a principios de 2009, las ventas habían retrocedido a niveles de seis años antes. "Pero el 90% de las pérdidas se concentró en empresas que ya exportaban, que no abandonaron. En cuanto se recuperó el comercio internacional, también lo hizo el sector exterior español", señala Juan José de Lucio, director del servicio de estudios de las Cámaras de Comercio.

El último informe de la Organización Mundial del Comercio (OMC) revela que la recuperación fructificó en 2010. El crecimiento real de las exportaciones (14,5%) triplicó el crecimiento del PIB mundial (5%), lo que permitió recobrar el nivel de 2008. "Es razonable pensar que las exportaciones seguirán aumentando a mayor ritmo que el PIB global. La crisis no ha afectado a las estructuras del comercio mundial", explica Willy Alfaro, consejero de Políticas Comerciales de la OMC, "y la expansión de las cadenas globales de producción continúa".

En sintonía con el comercio internacional, las exportaciones españolas también se recuperaron en 2010, aunque el informe de la OMC revela una pérdida de peso: la cuota habría descendido al 1,6% de las ventas mundiales, cuando España había resistido hasta ahora el embate de los emergentes. Los expertos creen que la OMC acabará revisando al alza los datos de 2010. Y, si se consolida el reciente acelerón -el nivel de exportaciones ya está por encima del pico de 2008-, el sector exterior recuperará buena parte del terreno perdido.

"Habría que crear el Día del Exportador", proclamó José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney, tras conocer el detalle del PIB del primer trimestre, publicado hace diez días. Las cifras no podían ser más elocuentes: la economía española crece -un 0,8% respecto al año anterior-, en exclusiva, por la aportación del sector exterior. Los servicios de estudios adaptaron sus previsiones económicas. Pero con matices: "El reducido peso de las exportaciones de bienes en el PIB conlleva una aportación al crecimiento limitada, incluso en un contexto de gran dinamismo exportador", sintetizó la Fundación de Cajas de Ahorros. En España, el valor de la venta de mercancías equivale al 18% del PIB, una proporción que llega al 25% en Italia, al 40% en Alemania y al 66% en Bélgica.

"Cuando la demanda interna cae como ahora, el sector exterior es una válvula de escape para muchas empresas", señala Juan José de Lucio. Las exportaciones no crecían tanto desde 1994, precisamente cuando la economía española salía de su anterior recesión. Diego Rodríguez, profesor de Economía de la Universidad Complutense de Madrid coincide: "Lo experimentado ahora era previsible, aunque quizá no tanto la intensidad. Viene dado por una falta de sincronía con Alemania y Francia, nuestros principales clientes, que crecen ya mucho más rápido que España".

"La crisis en España va a ser larga, de modo que no veo más remedio que las empresas se sigan volcando en ganar mercados", apuntala Francisco Alcalá, de la Universidad de Murcia. "En comparación con otros países europeos, la economía española todavía tiene un grado de apertura bajo, el margen para avanzar es amplio", añade Alcalá, especialista del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE).

La recuperación del sector exterior tiene su contrapunto en el empleo. Uno de los trimestres más boyantes para las empresas exportadoras coincidió con el peor periodo en la historia reciente del mercado laboral, que acumula 4,9 millones de parados. "Las empresas exportadoras suelen estar en sectores más productivos, con menor intensidad de empleo, pero de mayor calidad", matiza Juan José de Lucio.

"Hay que partir de que buena parte de la actividad exportadora se concentra en el sector industrial, que emplea solo a 2,5 de los 18 millones de personas que trabajan en España. Pero el efecto arrastre, con el tiempo, puede ser importante", corrobora Diego Rodríguez, coordinador de la encuesta anual sobre estrategias empresariales del sector manufacturero. EE UU ha puesto en marcha medidas con el objetivo de duplicar el valor de las exportaciones en cinco años y generar así dos millones de empleos. Rodríguez estima que, en ese periodo, el sector exterior español puede aspirar a un crecimiento algo más modesto (un 60%), pero con resultados equivalentes (un millón de puestos de trabajo nuevos).

En cambio, el dinamismo de las exportaciones quita hierro a una de las críticas recurrentes a la economía española: su falta de competitividad. "Si hacemos caso a los costes laborales o a los precios, habríamos perdido competitividad. Pero la conclusión no es tan clara si hablamos de precios industriales o de índices de comercio exterior" resume De Lucio. "La paradoja se explica porque hay dos realidades cada vez más disociadas: las empresas que exportan [apenas 100.000 de los 3,2 millones de las empresas activas en España] son más productivas, más innovadoras, de mayor tamaño, con empleo más estable, con mayor movilidad interna, acceden a mercados financieros más sofisticados y son más competitivos en la captación de contratos públicos", detalla.

Francisco Alcalá, del IVIE, contempla el mismo fenómeno, pero desde otro punto de vista: "En España ha habido trabajadores con muy poca cualificación que han ganado mucho dinero y otros con una cualificación elevada que han recibido salarios exiguos. Las empresas exportadoras emplean trabajadores cualificados, cuyo salario relativo no es tan elevado en términos internacionales".

Presionadas por la debilidad de la demanda interna, las empresas españolas deben seguir ganando peso en los mercados exteriores. "Puede ser una de esas bendiciones disfrazadas que traen las crisis", explica Javier Santiso, de la escuela de negocios Esade. La oportunidad es subirse en marcha al tren de los países emergentes. "La crisis empuja a las empresas españolas fuera de su zona de confort", indica Santiso, que fue economista jefe del centro de desarrollo de la OCDE. Una zona definida primero por su deprimido mercado doméstico y, para las que exportan, por Europa, que concentra un 68% de las ventas españolas y que es la región para la que se anticipa un crecimiento más lento en los próximos años. "Ahora hay muchos incentivos para apostar por Extremo Occidente [América Latina] y Extremo Oriente [Asia]", añade.

En la salida de esta crisis, hay algo distinto: un nutrido grupo de multinacionales españolas. "La internacionalización ha sido buena para muchas empresas, que han podido compensar las pérdidas en España con ganancias en otras regiones. Pero también lo es para la economía española en su conjunto", indica Santiso cuando se le inquiere por los recortes de plantilla de algunas multinacionales en sus divisiones españolas.

El profesor de Esade recalca que el 60% del comercio mundial es "intrafirma" -entre las filiales de una misma compañía-. Y que, más allá de los ingresos fiscales, las multinacionales arrastran en su internacionalización a empresas complementarias (servicios financieros, consultoría, proveedores). Santiso sugiere aprovechar la expansión en América Latina para dar una vuelta de tuerca más: "¿Por qué no atraer a grandes multinacionales latinoamericanas para que instalen su sede europea en España?"

Con la crisis, se aprecia un incipiente cambio de tendencia. "Las exportaciones en Asia ganan terreno", certifica Alcalá. En 2006 suponían el 5% de las ventas españolas, en el primer trimestre de 2011, superaban el 7%. En Asia no se puede competir vía precio, no queda otra que meterse en nichos de productos sofisticados y de alto valor añadido. "El valor de las exportaciones de Alemania a China o India es diez veces superior al de las españolas. Y dos tercios de las exportaciones alemanas son de maquinaria avanzada, mientras que en el caso español es de un tercio", destaca Jesús Felipe, autor de un reciente libro sobre la zona (Inclusive Growth, Full Employment and Structural Change. Implications and Policies for Developing in Asia, Anthem Press).

"Asia es un continente enorme, con países muy distintos. Lo primero es conocer el país, saber cómo es tu sector en el mercado donde quieres vender, tener claro qué producto quieres colocar y desarrollar estrategias a largo plazo", aconseja Felipe, economista jefe del departamento de Asia Central y Occidental en el Banco Asiático para el Desarrollo. "Muchas veces será necesario aliarse con un socio local. Y lo que no falla es establecer relaciones personales, eso funciona en todos sitios", agrega Felipe.

Abrir mercados es muy distinto de cuando hace 12 años, Juan Pla, el gerente de Lidem, viajó por primera vez a México: "Fuimos sin conocer a nadie, buscando clientes en la guía telefónica, pateando calles y esperando horas y horas a que te recibieran". Ahora Internet y el acompañamiento de las Cámaras de Comercio y el Instituto de Comercio Exterior (ICEX) facilitan los contactos. "Lo esencial es buscar tu espacio en el mercado, hacer buenas presentaciones, defender los puntos fuertes de tu producto". Y, en esto coincide con el experto del Banco Asiático para el Desarrollo, "mucha relación personal, tienes que hacer amigos". Después de tres o cuatro visitas, Pla ya sabe si va bien. "En los países árabes te dan besos, en Latinoamérica, mucho abrazo y mucha palmada en la espalda". Lo que busca ahora el sector exterior español son efusivos cabezazos orientales.


1.) ¿Cómo afectó el inicio de la Gran Recesión al comercio mundial? ¿Ha cambiado esta tendencia?

2.) ¿Qué relación existe entre las exportaciones y el PIB de un país?

3.) ¿Afecta por igual la globalización a todas las empresas de un país?

4. ¿Cómo es el peso del sector exterior español en comparación con el de nuestros vecinos europeos?

5.) ¿Qué ventajas tienen las empresas que exportan frente a las que no lo hacen en el actual contexto de crisis?

6.) ¿Cuáles son las principales características distintivas de las empresas exportadoras españolas?

7.) ¿Qué consecuencias tiene para las empresas españolas la irrupción de Asia en el comercio internacional?

8.) Elabore un listado con los principales productos que España exporta al exterior.